Una bomba de fabricación casera explotó este viernes en el estacionamiento de una oficina de correos en el centro de Roma. No hubo heridos pero varios autos quedaron dañados y crece el pánico en la zona.

El artefacto explosivo se encontraba escondido en el interior de un paquete de plástico. “Escuchamos un fuerte estruendo”, declaró un testigo que trabaja frente a la oficina de correos. “Pensé que un mueble se había caído desde algún piso superior. No vi las llamas, pero la explosión fue fuerte”, agregó.

Tras el estallido, los bomberos llegaron al lugar, cerca de la estación de metro Pirámide.  Italia adoptó recientemente medidas adicionales de seguridad, incluyendo la suspensión temporal del espacio Schengen, que permite la circulación sin necesidad de pasaporte con motivo de encuentros del Grupo de los Siete (G7).