El suizo se impuso ante el alemán Alexander Zverev por 6-1 y 6-3 en el ATP 500 sobre el césped teutón. Conquistó el cuarto título en la temporada, el noveno en este certamen y el 92° en su inmensa carrera ubicándose a dos de Iván Lendl.

Los 35 años del mejor jugador de esta era parecen ser inoxidables y nuevamente el ex uno del mundo, sumó otro título en sus vitrinas ganando ante la joven promesa el torneo, sin ceder ningún set en otra semana majestuosa que lo pone como candidato a Wimbledon.

Roger Federer, quinto en el ranking y máximo favorito del torneo, de entrada no le dio opción al joven Alexander Zverev (12° y cuarto preclasificado) poniéndose adelante 4-0 con el 100% de primeros saques ganados, adelantándose 6-1.

Al segundo parcial el juego fue más parejo debido a que el suizo bajó la intensidad en sus golpes, pero siempre se mostró firme desde su servicio con solo un break en contra al que pudo rescatar, y por el contrario su rival exhibió falencias queriendo ganar puntos rápidos pero cedió su saque en el sexto game, donde luego el tenista de 35 años conservó la ventaja para ganar 6-3 tras 53 minutos de partido.

Federer con 35 años ganó el cuarto título de la temporada tras Australia y los Masters de Indian Wells y Miami, logrando el noveno en estas tierras (2003/04/05/06/08, 2013/14 y 15) siendo el más veterano en este certamen, sumando el 92° en su carrera ubicándose a dos de Iván Lendl, con récord de 92-48 en finales y su conquista 16 en césped.

Además quedó 2-1 arriba ante el local de 20 años que perdió por segundo año seguido, y no pudo sumar su quinto título (tres esta temporada) en el torneo ATP 500 sobre Césped en Halle que repartió 1.836.660 euros en premios.