El atleta argentino quedó afuera de los 8 mejores por el lanzamiento de jabalina en los Juegos de Río de Janeiro. Finalizó décimo con una marca de 79.81 metros y no pudo acceder a la final por la medalla.

A pesar de que no tuvo un buen desempeño hoy, el oriundo de Marcos Paz ya había hecho historia avanzando a la final del lanzamiento en jabalina, algo inédito para el deporte argentino, llevándose la experiencia de un juego olímpico para alguien que puede seguir alimentándose de esperanza a futuro debido a su corta edad.

Braian Toledo finalizó décimo con una marca de 79.81 metros, algo que consiguió en su tercer intento luego de registrar previamente 77.89 en su primer lanzamiento y 79.51 en el siguiente, lejos de su mejor marca de 89.34. El marcospaense quedó fuera de la final entre los mejores ocho y culminó 10° por delante del japonés Ryohei Arai (79.47) y el checo Petr Frydrych (79.12) sin posiblidad de diploma olímpico.

La medalla de oro se la llevó el alemán Thomas Rohler con una marca de 90.30, la de plata quedó en manos del keniata Julius Yego (88.24) y Keshorn Walcott, nacido en Trinidad y Tobago obtuvo la medalla de bronce (85.38).