Final soñada en Australia

Rafael Nadal se impuso en cinco sets al búlgaro Grigor Dimitrov y jugará la final ante Roger Federer, el partido más esperado. En damas, también habrá duelo caliente: se enfrentan las hermanas Williams.

El Abierto de Australia tendrá la final más deseada por todos. Ante la temprana eliminación de Novac Djokovic y la caída de Andy Murray, el duelo que hacía desvelar a millones de fanáticos en todo el mundo era el de los dos ex Nº1 del ranking ATP: Roger Federer y Rafael Nadal.

Ayer, el tenista suizo tuvo una durísima batalla ante su compatriota Stanislas Wawrinka, pero lo pudo vencer 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3 y llenó el primer lugar en blanco de la final.

Hoy, el español Rafael Nadal pudo emularlo, también en un partido complicado que se extendió dos horas más que el de los suizos: casi 5 horas de buen tenis para los espectadores del Rod Laver Arena.

Fue 6-3, 5-7, 7-6 (7-5), 6-7 (4-7) y 6-4 en cuatro horas y 56 minutos para el tenista mallorquín, que a sus 30 años buscará su 15º título de Gran Slam para dejar atrás a Pete Samprass y quedar a dos de Roger.

En el cara a cara, será la novena final entre ambos en este tipo de torneos. Nadal aventaja 6-2 en el historial de torneos mayores, con sólo dos derrotas en Wimbledon. El último duelo decisivo fue en Roland Garros de 2011, con victoria para el experto en canchas lentas.

6 años después, se ven las caras con un presente muy distinto. Ambos llegaron a este torneo luego de padecer lesiones que los marginaron del circuito durante los últimos meses de 2016. Además, cayeron varios lugares en el ranking ATP: 9º puesto para Rafa y 17º para Roger.

Aún así, desde el Melboune Park se venía hablando, y mucho, sobre la posibilidad de otra gran final entre los dos tenistas que en el pasado se repartieron absolutamente todo en el circuito.

No será la única final soñada. Del lado de las damas, las siempre vigentes e irrompibles hermanas Williams también se disputarán la corona, un día antes. El duelo femenil será el sábado a las 5 de la mañana. Los caballeros definirán también a la madrugada, pero del domingo. Imperdibles.