En el medio de las denuncias de corrupción, el diputado Julio De Vido podría tener otro frente judicial que afrontar. El fiscal Carlos Rívolo lo intimó a que en 48 horas diga si es verdad que amenazó con “tirar un carpetazo” para ensuciar al Gobierno en hechos de corrupción.

La versión de que De Vido habría lanzado esa advertencia fue publicada por el diario Clarín. De acuerdo a un artículo que escribió el periodista Marcelo Cantón el exfuncionario habría dicho: “Que sigan jodiendo y voy a dar a conocer las cuentas de Franco Macri con Ricardo Jaime y las de Caputo (por Nicolás) con López”.

“Si nosotros le preguntamos a Cantón se va a resguardar sobre las fuentes. Cuatro legisladores de la oposición podrían decir que escucharon a De Vido. A De Vido le vamos a preguntar bajo juramento de decir verdad y a advertir que, depende de lo que diga, puede incurrir en delitos propios si reconoce la frase. Pero eso es lo menor, lo que importa es la sustancia de sus dichos: el carpetazo involucraría hechos de corrupción”, explicó Rívolo en una entrevista con Edgardo Alfano.

El funcionario judicial sostuvo que las palabras de De Vido no pudieron “pasar inadvertidas” si las dijo. “No hay mucho que explicar. Es sí o no, y de ahí la explicación que puede venir después”, aseguró.

Rívolo dijo que en caso de que De Vido diga que no enunció esa frase podría haber careos. “Que digan que sí, y otro que diga que no. Según esta investigación preliminar, puede integrar algún otro expediente. Las investigaciones preliminares tienden a neutralizarse cuando hay una denuncia especial. Vamos a determinar la veracidad”, sentenció.

“Si él dice que sí y habla de supuestos negociados entre Franco Macri y Nicolás Caputo, ¿no se está discriminando él mismo?”, preguntó Edgardo Alfano. “Sí, pero nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo”, sostuvo Rívolo.