El fiscal federal Federico Delgado apeló el sobreseimiento del jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, en la causa en la que estaba acusado de recibir casi 600 mil dólares por parte de la empresa Odebrecht a modo de sobornos.

Arribas había sido sobreseído el último viernes por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, quien había hecho lugar al planteo de excepción de falta de acción promovido por la defensa del funcionario y, en consecuencia, lo desvinculó de la causa por ausencia de delito, a pesar del rechazo del fiscal Delgado.

Canicoba Corral fue muy duro con Delgado: “Yo hago mención a que no puedo realizar determinadas diligencias, por normas como la del Mercosur que dice que tengo que describir el hecho y, en virtud de eso, le doy vista al fiscal para que lo precise, y el fiscal vuelve a hacer otra manifestación abierta de que ‘Algo habrá hecho'”.

Las otras objeciones del juez:

-“El hecho es que un señor, ciudadano argentino residente en Brasil, percibe un giro de dinero. ¿Y entonces? A partir de acá, como después fue a la AFI y es amigo de no sé quién… esas son cosas que el juez no debe analizar”.

-“Usted tiene que describirme, como fiscal, un hecho delictivo, no de la naturaleza. ‘Salió el sol’ no es investigable (…) el dueño de la acción es el fiscal. Si no interpone bien una acción, no se puede hacer una investigación. No puede el juez cumplir lo que el fiscal no hace”.

-“¿Cuál es el acto punible que acá tengo que investigar? Me gustaría que alguien me lo dijera, incluso como hipótesis”.

– Que “un particular reciba una suma de dinero para que haga o deje de hacer determinado tipo de lobby, o lo que quiera que fuera, no es delito en el derecho penal argentino. Y si fuera delito, probablemente tendríamos mucha más gente adentro. Pero la realidad es esa”.