El elenco galo superó en la final a Noruega por 23-21 en el Mundial que se disputó en Alemania. Superó al último campeón y obtuvo la segunda estrella en su historia cortando con 14 años de sequía.

En handball francés cerró un año increíble después de haber comenzado la temporada en enero con la consagración del seleccionado masculino en su casa, más tarde realizando lo mismo el juvenil Sub-19 en agosto y culminando con las mujeres haciendo lo propio dejando en claro que es una potencia mundial en el deporte.

Francia no tuvo un buen comienzo tras estar abajo en el marcador 7-4 pero remontó y termino el primer tiempo arriba 11-10. En el complemento Noruega vigente campeón, estuvo mucho tiempo en desventaja hasta el 20-19 aunque iba a aparecer la figura de Allison Pineau con sus cuatro goles, dos en el final, para culminar ganando 23-21 en el Barclaycard Arena de Hamburgo al norte de Alemania.

El equipo de Olivier Krumbholz se consagró por segunda vez en su historia tras el título de Croacia en 2014, habiendo caído en las finales de 2009 y 2011 (Plata en Río de Janeiro), justamente perdiendo en Brasil frente a Noruega que no pudo sumar su cuarta estrella.

En tercer puesto se lo quedó Holanda, último subcampeón, que venció en un duelo duro a Suecia 24-21, sumando la segunda medalla en la historia, en tanto que la selección Argentina, La Garra. culminó anteúltima en el lugar 23° al ganar el único encuentro ante Túnez.