Este fin de semana, cientos de miles de estudiantes y habitantes de la región administrativa bajo dominio Chino salieron a las calles a protestar. Como consecuencia, la policía respondió con violencia y detenciones.

La región de Hong Kong está bajo dominio Chino desde 1997. Desde ese entonces, numerosas protestas de parte de habitantes de la ciudad fueron reprimidas violentamente por parte de las fuerzas de seguridad.

Este fin de semana no fue la excepción y, tras 3 días de intensos disturbios, la policía detuvo a cientos de manifestantes que, entre otras cosas, piden más democracia ante el régimen totalitario chino.

La mayoría de ellos son estudiantes muy bien organizados que buscarán, por fin, reivindicar sus peticiones.