La fabrica de General Motors en Alvear, cercana a la ciudad de Rosario, suspenderá a 350 empleados. Macri la había visitado el año pasado. Se le suma a los 600 suspendidos por Volkswagen en Pacheco.

La crisis económica en Brasil es la principal razón que señalan las automotrices de nuestro país, que aún no despidieron empleados de manera formal en la era Macri, pero que si recurren a medidas como suspensiones o retiros voluntarios para no verse afectadas en el mercado.

A pesar de que la venta de coches en febrero haya crecido un 19,1% con respecto al mismo periodo del año pasado, lo cierto es que a los productores se les hace imposible sostener la producción con la poca demanda proveniente del exterior.

El mercado brasileño viene en caída libre desde el año pasado, donde se vendieron sólo 2 millones de unidades en total.

En febrero se vendieron en aquél país 135.663 vehículos, un 7,59% menos que en el mismo período del año pasado y un 7,84% menos que en enero de 2017. Así, en los primeros dos meses del año se vendieron en el país carioca 20 mil unidades menos comparado con el mismo período de 2016, es decir un retroceso del 6,36%.

La misma fábrica había sido visitada el año pasado por el presidente Mauricio Macri, cuando se inauguró la línea de montaje del Chevrolet Cruze II. En ese momento, el mandatario había señalado: “Quiero agradecer, frente a tanta incertidumbre y miedos que hay en Argentina, a los cientos de empresas que se comprometieron a decir no solo que no van a despedir, sino que están pensando en ampliar los puestos de trabajo. Ese es el camino, trabajar juntos para crear valor, apostando al talento y creatividad de nuestra gente”.

A estos 350 empleados se les suman los 600 suspendidos en la planta de Volkswagen en Pacheco. Sus trabajadores ya anunciaron que pueden llegar a estar 18 meses sin volver a sus puestos laborales.

 General Motors suspende a 350 empleados en Santa Fe 2017 2