Un grupo comando formado por alrededor de 30 hombres armados con ametralladoras AK 47 y fusiles punto 50, asaltó la empresa de transporte de caudales Brinks en Recife, estado de Pernambuco, nordeste brasileño.

“No puedo afirmar con exactitud pero se llevaron cerca de 60 millones de reales”, equivalentes a unos 20 millones de dólares al cambio actual, dijo el teniente Gleidson Goncalves, del 11er. Batallón de la Policía Militarizada (PM) de Pernambuco.

“El escenario que vimos fue de guerra, utilizaron fusiles con municiones 556 capaces de derribar un tanque o un avión”, precisó el portavoz policial a Radio Jornal, de Pernambuco.

“Fue una acción bien estructurada, ellos hicieron todo de forma estudiada para dificultar la acción de la policía y el blanco exclusivo fue Brinks”, explicó Gonçalves . “Gavilla roba 60 millones de empresa de transporte de valores (…) los vecinos de los barrios De la Estancia y Jiquiá, en el oeste do Recife, vivieron momentos de terror”, publicó el sitio el diario O Dia, de Río de Janeiro.

Luego de dinamitar un muro e ingresar a la empresa de caudales, los maleantes tendieron un área virtual de “360 grados”, en la que montaron bloqueos e incendiaron camiones para obstruir la persecución policial.

Se registró un violento tiroteo con la policía en el que resultaron heridos tres agentes, luego trasladados al Hospital de la Restauración.

“Hubo muchos tiros, pasamos una madrugada de terror, nos quedamos muy asustados porque ellos ingresaron a una comunidad antes de huir” dijo a la red Globo Sandra Souza, que reside en un barrio próximo a la empresa de caudales.

El ataque se inició cerca de las 2 horas (5 GMT) en la zona oeste de Recife.

A las 10 horas 300 policías continuaban rastrillando la zona donde habrían encontrado guarida los asaltantes, que en su retirada abandonaron “mil municiones y 60 cargadores y dos vehículos blindados”, dijo el comandante de la PM pernambucana, Vanildo Maranhão.

La Secretaría de Educación anunció la suspensión de las actividades en las escuelas de barrios lindantes al lugar del asalto y posterior enfrentamiento armado.

El gobernador de Pernambuco, Paulo Cámara, suspendió una gira que realizaba en San Pablo para retornar con urgencia a su estado.

Diputados estaduales propusieron hoy en la Asamblea Legislativa que sea convocada la Fuerza Nacional de Seguridad para evitar nuevos ataques comandos.

“Parecía que el mundo se iba a acabar, eran tiros para todas partes, mucha gente se desesperó, había tantas explosiones que creí que el edificio se iba a derrumbar”, dijo el profesor Isaías Días.

Los ladrones se expresaban con acento del sur o sureste del país, lo que refuerza la hipótesis de que se trata de una banda que habría planificado bien el atraco.

Según la prensa local, si se confirma el monto de lo robado, éste fue uno de los asaltos más importantes de las últimas décadas en Brasil.

Recuerdan que en 2005 delincuentes se hicieron con 168 millones de reales, unos 56 millones de dólares, del Banco Central de la ciudad de Fortaleza, también en la región nordeste, robo que inspiró la película “Asalto al Banco Central”.