El argentino cayó ante el sueco Steffan Olsson por 7-5, 3-6 y 7-5 en Wimbledon por la final de tenis sobre silla de ruedas. A pesar de la derrota el cordobés ya se había asegurado ser el uno del ranking.

El esfuerzo, sacrificio, empeño que hacen los tenistas argentinos por meterse en el primer plano es la parte que quizás nunca se ve, como el claro ejemplo de este luchador que no bajó los brazos frente a sus condiciones adversas, demostrando todo su talento que lo dejó como uno del planeta en otra final de Grand Slam.

Gustavo Fernández no pudo en la final de Wimbledon y perdió con el sueco Steffan Olsson (7°) por 7-5, 3-6 y 7-5, sin poder ganar su tercer Grand Slam tras obtener Australia este año y Roland Garros el año pasado. La derrota no opacó la performance del cordobés de 23 años que ya se había asegurado el uno del ranking por sobre el británico Gordon Reid.