A sólo una semana de haber asumido la defensa de Cristina Fernández de Kirchner  en la causa  por la firma del Memorándum con Irán, Aníbal Ibarra anunció su decisión de dejar de cumplir esa tarea. Según explicó, la razón de su apartamiento fue que se montó una “operación mediática y política para golpear a CFK utilizando la tragedia de Cromañón”.

La causa en la que Ibarra iba a defender a la ex presidenta fue justamente elevada hoy a juicio oral por el juez Claudio Bonadio. El ex jefe de gobierno había asumido la defensa de la ex presidenta junto al constitucionalista Roberto Boico en reemplazo de sus colegas Alejandro Rúa y Graciana Peñafort.

Tras el anuncio de que Ibarra se haría cargo de defender a Cristina Kirchner, hubo familiares de víctimas de Cromañón que salieron a cuestionarlo. El ex jefe de Gobierno denunció hoy que se pretende utilizar esa tragedia “para golpear” a la ex mandataria.

Por medio de un comunicado que difundió por las redes sociales, Ibarra recordó que haber “pasado agresiones a mi persona y por daños a mi domicilio en reiteradas ocasiones “. También que otras veces “intervinieron en actividades políticas y actos de campaña, algunas en forma violenta”,  “todo esto a pesar de haber sido sobreseído por la Justicia de forma unánime por todos los jueces intervinientes en tres instancias”.

“No es justo ni posible que además de defenderse ella de la persecución política y judicial a la que es sometida tenga que ocuparse también de todo esto”, agregó en referencia a Cristina Kirchner y manifestó “públicamente el orgullo de haber recibido la confianza de CFK para defenderla de esta persecución que ofende los valores democráticos de nuestra sociedad”.