La Confederación General del trabajo (CGT) movilizó a los gremios en una marcha que confluyó en el centro porteño. En el palco tanto Juan Carlos Schmid como Carlos Acuña, dos de los líderes de la central obrera, prometieron medidas de fuerza.

“No vinimos únicamente a hacer un diagnóstico, vinimos a anunciar que va a haber medidas de fuerza en la Argentina a fin de mes, les pido por favor que escuchen cuáles son las razones”, sintetizó Juan Carlos Schmid desde el palco central de la movilización que convocó la central obrera.

Schmid, el segundo triunviro de la CGT en hacer uso de la palabra, consideró que “hay una velocidad para los poderosos y otra para los débiles”.

Unos momentos antes, Carlos Acuña había hablado del deterioro de los ingresos de los trabajadores a raíz de la inflación: “Esta CGT no va a permitir que haya un piso para esta discusion paritaria, porque nosotros vamos a discutir en cada sector la posibilidad de recuperacion del salario perdido”.

“Queremos un dialogo con respuestas a los trabajadores, a nuestro reclamos”, aseguró al abrir el acto.

Finalmente, fue Héctor Daer quién precisó: “Ya pusimos en marcha un plan de lucha. La CGT ya tomó la decisión de hacer un paro de 24 horas antes de fin de mes”.

Uno de los secretarios generales del Triunvirato de la CGT, Héctor Dáer, debió refugiarse en la sede de la Federación de Empleados de Comercio (Faecys) tras el discurso pronunciado por los sindicalistas, en el cual no dieron una fecha precisa sobre la realización de un paro general.

En tanto, los hermanos Facundo y Pablo Moyano, a pocos minutos de que terminara el acto, se tomaron a golpes con un grupo de manifestantes que se reivindicaban como kirchneristas, quienes habían comenzado a insultarlos debajo del escenario y les reclaman a viva voz: “Pongan fecha (a un paro), hijos de …., nos estamos c… de hambre”.