El expresidente había jurado esta mañana como jefe de ministros para protegerse de una posible detención policial por la investigación sobre corrupción y lavado de dinero. Fuertes protestas en todo el país por la polémica maniobra de Dilma Rousseff.

40 minutos luego de la asunción de Lula Da Silva como jefe de gabinete, un juez federal impuso una medida cautelar para suspender el nombramiento. Habría determinado, según medios brasileños, que la decisión de la mandataria actual es ilegal.

La misma había sido decidida ayer por la presidenta Dilma Rousseff para proteger al exmandatario de una posible detención policial. La noticia salió a la luz luego de unas escuchas de la policía brasileña que dio a conocer un audio entre los dos políticos más importantes del país sudamericano.

Manifestaciones espontáneas se dieron en ciudades de todo el país para protestar contra la maniobra de Dilma, que se suman a la multitudinaria marcha del domingo pasado.