La alemana logró su tercer Grand Slam a los 30 años

La alemana le ganó a la estadounidense Serena Williams por un doble 6-3 en la final del tercer Grand Slam. Consiguió su primer título en el césped londinense y el tercero de los torneos grandes en su carrera evitando que la norteamericana alcanzará a Margaret Court.

La jugadora alemana aprovechó el regreso de mejor raqueta en la historia femenina que a pesar de no estar a pleno físicamente tras el nacimiento de su hija llegó a la final, tuvo un juego solido tanto en lo tenístico como en lo mental, cosechando el torneo que pocos pueden tocar.

Angelique Kerber, 10° del ranking WTA, sin inconvenientes venció a Serena Williams (181° pero preclasificada 25° con ranking protegido) aprovechando 4 de 7 quiebres que dispuso ante solo uno de la estadounidense, ganando por un doble 6-3 tras una hora y 8 minutos de partido en el Court Central de Londres.

La alemana de 30 años logró el primer título de Wimbledon, tomándose revancha de la final perdida en 2016 justamente ante Williams, sumando su tercer Grand Slam tras Australia y US Open que logró también ese año, siendo la segunda tenista de su país en ganar este certamen tras el último de Steffi Graf en 1996.

Por otro lado la estadounidense que venía de un periodo de inactividad por el nacimiento de su hija, no pudo sumar su octavo torneo de Wimbledon ni sumar la marca de 24°títulos de Grand Slam, por lo cual el récord sigue perteneciéndole a Margaret Court.