El Gobierno envió 5.000 kilos de alimentos a Comodoro Rivadavia para reforzar el operativo desplegado desde diversas dependencias y organismos nacionales para asistir a la población en esa zona declarada “de desastre” por las persistentes lluvias e inundaciones, que causaron la muerte de una persona y dejaron más de 100.000 afectados.

Los insumos fueron remitidos por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en vuelos matutinos de Aerolíneas Argentinas que partieron del Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery.

Se trata de pallets con casi 600 unidades de aceite, 1000 de arroz, 750 de azúcar, 500 de cacao, 1080 de puré de tomate, 1080 paquetes de fideos y 1440 leches.

Estos despachos se suman a los recursos y elementos de primera necesidad que distribuye la cartera social y a los equipos de trabajo que fueron desplegados para colaborar en la recuperación de las zonas anegadas y ayudar a las familias que se encuentran en situación de emergencia.

Las intensas precipitaciones que se registraron en los últimos días agravaron la situación de la ciudad patagónica, donde varios barrios quedaron aislados por la crecida del agua y se vieron afectados los servicios básicos y el transporte público.

La gran cantidad de agua socavó durante la tarde de ayer un tramo de la Ruta nacional 3 en el kilómetro 1.673, a la altura de Garayalde, por lo cual el acceso hacia Trelew continúa cortado.

Los trabajos de recuperación de la vía, en los que están involucrados agentes de Vialidad Nacional y de las Fuerzas de Seguridad, se prolongaron durante toda la noche y la madrugada de hoy.

El personal colaboraba en la provisión de caños para el reemplazo de la alcantarilla y en la preparación del terreno y el relleno del terraplén, que tiene una altura de 6 metros aproximadamente.

El secretario de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes, Emilio Renda, explicó que “prácticamente todos los ministerios tienen algo que ver” en la ayuda brindada por la Nación, “porque no sólo tenemos los problemas de la ciudad, sino también las pérdidas agropecuarias”.

En ese sentido señaló que el Ministerio de Agroindustria “tiene su fondo de emergencia para poder generar subsidios, y además se están implementando créditos blandos para que la gente pueda recuperar lo que ha perdido”.

El funcionario indicó que Comodoro Rivadavia “está teniendo problemas con el agua porque se rompió el acueducto que abastece a parte de la ciudad y porla obstrucción de la ruta 3, lo que complicó el abastecimiento que estaba llegando de parte del Ministerio de Desarrollo Social”.

“Por ese motivo anoche el Ministerio de Defensa dispuso la utilización del Hércules para enviar las provisiones y una planta potabilizadora”, agregó.

Detalló además que el Ministerio de Salud, a través de la Dirección Nacional de Emergencia, “integra el sistema de respuesta y se encarga de hacer el monitoreo de la población en articulación con las áreas de salud provinciales para instrumentar la respuesta necesaria”.

Defensa sumó el último viernes 300 efectivos del Ejército a los trabajos de asistencia de los vecinos y de recuperación que distintas cuadrillas de las Fuerzas Armadas vienen desplegando en las zonas más afectadas.

Agentes de la Policía Federal, Prefectura y Gendarmería también fueron convocados por la cartera de Seguridad para integrarse a las tareas de apoyo a la comunidad.

En los últimos días estuvieron abocados a la evacuación de personas, tareas de limpieza, remoción y drenaje de calles y el traslado de elementos de primera necesidad.

También contribuyen en la distribución de los módulos con alimentos, colchones, frazadas, sábanas, chapas, tirantes, pañales, botas de lluvia, rollos de nylon, lavandina y toallas húmedas para higiene que llegaron a la ciudad en los últimos días.

Renda dijo que “estamos sufriendo situaciones metereológicas que han superado la media histórica, y esto hace que las previsiones en infraestructura se vean superadas”, pero advirtió que “también se han hecho construcciones sin contemplar el análisis de riesgo que corresponde”.

En tanto, el director nacional de Emergencias Sanitarias del Ministerio de Salud, Carlos Russo, recorrió ayer las localidades tucumanas de La Madrid, Ñogasta, Monteagudo, Atahona y Villa Chicligasta para colaborar en coordinar y abastecer las tareas sanitarias desplegadas.

Esta mañana, en una nueva visita a esas zonas del sur tucumano, junto a autoridades sanitarias provinciales, Russo notó ciertas mejorías en la situación. “Se va normalizando el sistema de emergencias sanitarias, pero igual sigue trabajando la Atención Primaria”, puntualizó.

El Gobierno también intensificó la ayuda brindada a los pobladores tucumanos. El ministro de Defensa, Julio Martínez, y el titular del Plan Belgrano, José Cano, recorrieron el último viernes las zonas más anegadas de La Madrid, donde las fuertes y persistentes lluvias que provocaron la crecida del río Marapa dejaron a gran parte de esta localidad bajo el agua.

Un equipo técnico de la Dirección Nacional de Respuesta del Ministerio de Seguridad organiza en el terreno las tareas de asistencia junto a las autoridades provinciales.

La cartera social despachó a esa zona seis camiones con alimentos e insumos para distribuir entre la población afectada. Equipos de asistentes sociales y psicólogos continúan colaborando con el relevamiento de las necesidades de la familias damnificadas.

Además, más de 100 agentes del Liceo Militar General Aráoz realizan tareas de evacuación y contención de la comunidad con camiones de gran porte, un unimog, cuatro cocinas, un puesto de comando de comunicaciones y cinco botes.

Seguridad desplegó equipos de bomberos de la Policía Federal y de Prefectura, mientras que efectivos de Gendarmería instalaron una cocina que suministra 2.000 raciones diarias y colaboraron con el traslado en helicóptero de médicos y elementos básicos para la atención de pobladores que quedaron aislados.

El PAMI también envió agentes a la provincia norteña con el objetivo de reforzar la atención de los afiliados afectados por las inundaciones y definir estrategias de acción en coordinación con el comité de crisis local.

A través de las distintas carteras y organismos descentralizados, el Gobierno mantiene la asistencia en las provincias de La Pampa, Salta, Catamarca, Jujuy, La Rioja, Santiago del Estero, Buenos Aires, Córdoba, Santa Cruz y Santa Fe, a través del trabajo coordinado con las autoridades locales.

El Banco Nación otorgará créditos a tasas bajas, con un plazo de cancelación de hasta 36 meses, para que la población que sufrió los efectos de la emergencia climática pueda cubrir los gastos relacionados con la refacción o reposición de bienes en casas, comercios y empresas.