Después de un complejo y accidentado arranque de su gestión, el intendente de La Plata, Julio Garro, viene de ganar la elección legislativa por el 48% de los votos. En un despacho que da a los jardines del Palacio Municipal, el intendente recibe a LPO para hacer un balance de los primeros dos años de gestión, plantear los desafíos que vienen y dejar en claro que está dispuesto a un segundo mandato.

Pero más que la elección, en el municipio todavía festejan la caída del Pata Medina, el líder de la Uocra que tenía varias obras paralizadas y atormentaba a los constructores. “Pasamos de recibir un promedio de 80 obras civiles anuales, a 109 en un solo mes”, explica