La exposición del ministro de Finanzas, Luis Caputo, ante la Bicameral de Deuda Externa concluyó a las 13:10hs. en medio de exabruptos de parte de diputados del Frente para la Victoria que reclamaban a los gritos hacer uso de la palabra, lo que motivó al presidente de la comisión, el peronista José Mayans, a levantar la audiencia “por desorden”.

Lo que motivó el escándalo fue un papel que el ministro le pidió a un asesor que le acercara a la legisladora kirchnerista Gabriela Cerruti, que al recibirlo interrumpió a Pino Solanas que estaba hablando en ese momento y a los gritos hacia la presidencia de la Bicameral comenzó a cuestionar al ministro.

La diputada mostró el papelito que decía “Mis hijas tienen 11 y 13 años. No seas tan mala :)”, lo que motivó que el funcionario fuera increpado por varios de los legisladores K que se encontraban en el recinto.

Ante esta situación, y ante los reiterados pedidos del titular de la Bicameral por restablecer el orden, se procedió a dar por concluida la exposición del ministro.

El funcionario rechazó las acusaciones opositoras de que asumió como funcionario para “favorecerse” y afirmó que para beneficiarse “se hubiera quedado en el sector privado”.

Caputo destacó que la medida del dólar futuro fue aplicada para perjudicar al gobierno que sucediera al kirchnerismo ya que Cambiemos y el vocero económico de Scioli habían dejado a entrever que levantarían el cepo. “Alerté a Macri y nos encomendó que lo frenaramos. Ahí elaboramos la denuncia penal, se logró que el tema fuera público y logramos que el Central dejara de vender futuros”, indicó.

“Se declaró la emergencia económica para probar que el mercado había sido manipulado por el Central. Le dí las herramientas técnicas al Rofex para que pudiera justificar la emergencia económica y así subir el precio de compra de los contratos: esto redujo la pérdida”, señaló Caputo.

Además, manifestó que su comportamiento “como ciudadano” en torno al dólar futuro “es un buen ejemplo” ya que no ganó nada con esas operaciones. “Decidí no ganar esa plata (con los futuros) porque no me parecía bien, era una operación ruinosa para los argentinos”, remarcó.

Caputo se desligó de la sociedad offshore Noctua, pero señaló que “el tema de las offshore no es delito”. A su vez, afirmó que “han sido tres meses de una difamación atrás de otra” en su contra.

Durante su exposición ante la Comisión Bicameral de Control de la Deuda Externa, Caputo se despegó de todas las acusaciones en su contra, tanto de su vínculo con firmas offshore como Noctua y Axis, como de lo referido a la venta de dólar futuro y resaltó que la Justicia ya sentenció que no existe un conflicto de intereses.

“El tema de las offshore no es delito. Es como una caja de seguridad: lo que uno tiene adentro de la caja lo puede tener declarado o no, eso no lo convierte en delito”, afirmó el ministro, quien sostuvo que “la razón fundamental es no entrar en la doble imposición” de impuestos.

Dado que el tema fue puesto sobre la mesa por el diputado del Frente para la Victoria Axel Kicillof, el funcionario agregó: “Siendo director de YPF, cuando fue el acuerdo con Chevron ustedes mismos hicieron dos o tres offshore. No estoy acusando a nadie, es que es una práctica común”.

Respecto del fondo Noctua, Caputo señaló: “No tengo ya nada que ver con esa empresa. Además tengo todo bien declarado. Con respecto al reporte de la SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos) es un reporte de una tenencia nominal. Yo era un tenedor fiduciario. No tengo que tenerlo declarado porque eso no me convierte en propietario”.

Han sido tres meses de una difamación atrás de otra. Por eso les agradezco que me hayan brindado la posibilidad de venir y contar la verdad”, sostuvo el ministro.