El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, inauguró la nueva sala de neonatología del Hospital Penna, que tendrá capacidad para la atención simultánea de 26 bebés y una superficie de 900 m2.

“Significa un gran orgullo para la Ciudad”, sostuvo Rodríguez Larreta sobre el nuevo espacio, y señaló que “está equipada con tecnología de punta no solo para la Argentina sino para Latinoamérica”.

A su vez, el Jefe de Gobierno aseguró que “este es un buen ejemplo de lo que podemos hacer los argentinos trabajando en equipo”, y destacó la labor coordinada entre el hospital, la fundación y el Ministerio de Salud porteño.

La sala, que forma parte del Centro Perinatal de esa institución, está dividida en cuatro sectores que se utilizan dependiendo de la complejidad de los pacientes: Terapia Intensiva; Terapia Intermedia; Crecimiento o Baja Complejidad, y un sector equipado para tratar la Bronquiolitis en invierno. También hay un área de recepción y vestuario para los padres.

Rodríguez Larreta recordó que el Gobierno se encuentra refaccionando y mejorando el equipamiento de varios hospitales, y que si bien “hay obras por todos lados, estamos focalizando en todas las guardias”.

“La buena atención en la guardia a veces define la vida o la muerte. Lo mismo que todo el esfuerzo que hemos hecho con el SAME, con la atención en la calle”, agregó.

Toda el área tiene aire procesado y presurizado, y está equipada con tecnología de alta complejidad: un respirador de alta frecuencia, cuatro nuevos respiradores (con distintas modalidades de ventilación y sensores), seis incubadoras especiales (con módulo de control de humedad y balance), ocho nuevas incubadoras, dos equipos de rayos portátiles, un desfibrilador, un ecógrafo, un electrocardiógrafo, un oftalmoscopio y cinco equipos de luminoterapia LED.

La sala, que forma parte del Centro Perinatal de esa institución, está dividida en cuatro sectores.

Cada plaza tiene alarma de paro, monitores multiparamétricos, bolsa de reanimación y blender (mezclador de gases y aire comprimido).

La obra es el resultado del trabajo conjunto con la Fundación SAND (Siempre Ayuda Nunca Dañes), que donó el acondicionamiento edilicio, y el Ministerio de Salud porteño, que proveyó el equipamiento médico tecnológico, los paneles de gases médicos, los ascensores y el cableado de telefonía y datos.