La Odisea de Atlético Tucumán en Ecuador

Tras una larga jornada envuelta en polémica por la llegada tarde del Decano al estadio Atahualpa de Quito, tras un problema administrativo con el vuelo charter desde Guayaquil, el equipo tucumano logró una histórica victoria en la Copa Libertadores.

La Odisea comenzó a las tres de la tarde, cuando el vuelo charter de Atlético Tucumán debía despegar desde Guayaquil con destino a Quito, para disputar el partido de vuelta de la segunda fase preliminar de la Copa Conmebol Libertadores. En ese momento, llegó el primer dolor de cabeza: la falta de un supuesto “papel” le impidió al capitán despegar la nave.

De Guayaquil a Quito, la eterna espera:

“Son sólo diez minutos” le dijeron a Pablo Lavallén, DT de Atlético Tucumán, que comenzó a impacientarse a medida que se acercaba el momento de despegar. 10 se convirtieron en 40, pero el capitán recibió el OK y se disponía a comenzar el despegue cuando otra advertencia de la torre de control retrasó el vuelo, que finalmente, después de 1 hora y media fue cancelado por la Aviación Civil de Ecuador.

Pero hasta ese momento no había ninguna confirmación oficial. Los dirigentes del Decano comenzaron a movilizarse y lograron conseguir un vuelo comercial para los jugadores e integrantes del cuerpo técnico, que tuvieron que esperar una hora más en el aeropuerto, sin su equipaje, ni comida.

A 150 K/m en plena ruta:

El partido ya debía comenzar y el vuelo recién estaba aterrizando en el Aeropuerto de Quito. La Selección Sub 20, que está disputando la tercera ronda del Sudamericano de la categoría, se solidarizó prestando sus botines y sus camisetas para que Atlético pueda jugar el partido, puesto que la utilería se quedó en Guayaquil.

A más de 150 kilómetros por hora, el micro llegó al Atahualpa de Quito, con los jugadores ya cambiados, en plena autopista. Corriendo y casi sin entrar en calor, se saludaron con sus colegas de El Nacional y se dispusieron a jugar un partido que quedará en la historia de la Copa Libertadores.

Sin comer, sin preparación física ni descanso; sin las típicas precauciones de jugar un partido en la altura, los de Pablo Lavallén se trajeron una victoria 1-0, con gol de Zampedri, que le vale el pasaje a la tercera ronda preliminar de la Copa Libertadores, donde deberán enfrentar al Junior de Barranquilla para entrar a la fase de grupos.

El Gol de Fernando Zampedri:

La insólita entrada al campo de juego con la camiseta argentina: