Un grupo de científicos del Instituto Salk, en La Joya (Estados Unidos), creó una pastilla que promete entregar los mismos beneficios del ejercicio físico pero sin necesidad de llevarlo a cabo. ¡Soñado!

Lo primero que debían entender era qué producía en el cuerpo el ejercicio físico. Ahí lograron identificar un mecanismo genético que se produce en el cuerpo al correr y ocurre cuando se activa el gen PPARD.

Los científicos desarrollaron la molécula GW1516 y se la dieron a un grupo de ratones sedentarios. A otro grupo de estudio se le dio alimentación normal. Luego de ocho semanas descubrieron que los roedores que se les había dado la molécula habían bajado de peso sin haber hecho ninguna actividad física.

Además, detectaron que los que habían consumido el compuesto corrieron 110 minutos más y que pudieron resistir la actividad física un 70% más que a los que llevaron un hábito sedentario. Otro dato interesante es que los roedores a los que se les dio la molécula tenían más de 1.000 genes modificados, entre ellos, el gen encargado de la eliminación de grasas.

El químico está creado para funcionar sobre el gen involucrado en la quema de energía, haciendo que los músculos consuman la grasa y no toquen las reservas de azúcar en el cuerpo, según detalla el artículo publicado en la revista Cell Metabolism.