El argentino superó al local Florian Mayer por 6-4, 4-6 y 6-3 en el ATP 500 sobre el polvo de ladrillo alemán. Había entrado al cuadro como perdedor afortunado y conquistó el segundo título de su carrera ambos en este certamen.

Un jugador luchador como el argentino había sufrido mucho por una lesión y el querer priorizar la paternidad, no obteniendo resultados buenos los últimos años quedando también al margen del equipo en la Copa Davis, pero volvió a su plenitud física entrando como lucky loser tras la baja de Martin Kližan que le permitió jugar y ganar una final para el recuerdo.

Leonardo Mayer, 138° del ranking, de entrada se mostró fuerte ante el Florian Mayer (101°) sobretodo con un servicio impecable y buenas devoluciones que le permitieron ponerse arriba 4-2 y saque, aunque el siguiente game el local se recuperó igualando rápidamente hasta el noveno juego donde el argentino aceleró y se quedó con el parcial 6-4.

Ambos jugadores que se habían enfrentado en dos ocasiones con victorias repartidas, siguieron su táctica en un duelo parejo y el alemán de 33 años pudo levantar 6 break point cuando iba 3-2 abajo, siendo muy contundente porque en su primera chance de quebrar no la dejó escapar pasando al frente 6-4 e igualando el pleito.

En el último set el correntino continuó concentrado haciendo diferencia con el servicio (10 aces) y creciendo a través de los segundos puntos ganados con el saque (54%) saliendo de dos break en contra y quebrando en el octavo game para luego ganar el encuentro 6-3 tras una hora y 57 minutos de partido.

Mayer de 30 años conquistó su segundo título de la carrera habiendo ganado justamente aquí en 2014 ante David Ferrer el primero, quedando con récord de 2-2 en finales y siendo el único tenista argentino en levantar un torneo en esta temporada hasta ahora e impidiéndole al alemán su tercer trofeo con balance de 2-5 en instancias decisivas.

Además de subir al top 50 en el ranking el correntino impidió que un tenista local se adjudique el certamen algo que no pasa desde 1993 con el triunfo de Michael Stich y quedó a dos del más ganador Roger Federer que posee 4, en el torneo ATP 500 de Hamburgo al norte de Alemania sobre polvo de ladrillo que repartió 1.499.940 euros en premios.