Ya se aproximaron a la colonia de lobos marinos de Punta Norte dando comienzo la temporada de uno de los avistajes más difíciles y codiciados de la Península Valdés, en Chubut.

La llegada de los primeros ejemplares de orcas ya se aproximaron a la colonia de lobos marinos de Punta Norte, los que dieron comienzo a la temporada de avistajes más difíciles y codiciados de la Península Valdés, en Chubut.

El período de avistaje se produce a mediados de febrero y se extiende hasta fines de abril, donde unos 30 ejemplares de orcas se acercan a este rincón de la Patagonia argentina para cazar y alimentarse de crías de lobos marinos, generando uno de los fenómenos naturales más espectaculares que convoca a fotógrafos, documentalistas, científicos y turistas de todo el mundo.

El modus operandi de las orcas, que se conoce como “varamiento intencional’,  consiste en aprovechar el impulso que les dan las olas, cuando la marea es alta, para lanzarse a las rocas de la costa y cazar los ejemplares más pequeños de lobos marinos, describió Télam.

La colonia de lobos puede perder hasta un 10 por ciento de la descendencia debido al embate, cuyo pico de temporada dura apenas entre 10 y 15 días.