La goleada de Racing en Avellaneda y la indispensable victoria de River en Guayaquil terminaron de redondear una positiva semana de los equipos argentinos que intervienen en la Copa Libertadores, puesto que Atlético Tucumán ya había regresado de la amenaza de la eliminación con un gran triunfo en la altura de La Paz.

La nota discordante había sido cosa de Independiente y su traspié a manos de Corinthians en una desdichada noche que comprendió el error de Martín Campaña en el gol paulista, un penal a favor que no tuvo sanción y un tanto legítimo que sin embargo no subió al marcador.

Tras sendos empates con Flamengo y Santa Fe, el segundo más doloroso porque había sido en condición de local, River necesitaba consumar un golpe de escena y al cabo llegó a buen puerto ante Emelec gracias a un cabezazo de Javier Pinola y a otra destacada tarea del arquero Franco Armani. River, que comparte la punta del grupo D junto con Flamengo, con 5 puntos, recibirá a Emelec el próximo jueves 26 a las 19.15.