Se nos plantean muchas preguntas en torno a la inminente New York Fashion Week y los cambios que acogerá en este 2018, ya que desde que Alexander Wang anunciara que cambiaría la fecha de su #WangFest a sendas citas en junio y diciembre (en lugar de febrero/septiembre), nuestra lista de dudas no ha parado de crecer. Para empezar, ¿por qué? ¿Acaso tiene Wang suficiente influencia como para alterar todo el sistema? ¿Tomarán otros diseñadores decisiones parecidas en las próximas semanas?

Pues según sugirió el presidente de CFDA Steven Kolb, en la mesa redonda de CFDA x Launchmetrics celebrada el pasado jueves, todo apunta a que así será. Expuso que las marcas más jóvenes son precisamente las más interesadas en el modelo de desfiles junio/diciembre, quizá porque se daría una menor competencia entre llegar a los editores y a los compradores.

Pero en su mayor parte se debe a razones prácticas. Tal y como explicó Stephanie Horton, directora de estrategia de Wang, desfilar en junio y diciembre –ahora tachados en el mundo de la moda de meses de pretemporada– servirá para que Wang reorganice su estrategia de producción y se centre en lanzar más “drops” o pequeños avances de producto. Con ello se eliminaría la necesidad de producir cuatro colecciones al año, pero además habría más espacio para colaboraciones y asociaciones. En otras palabras, sus seguidores obtendrán más productos y más a menudo.

La verdad es que estamos deseosos de saber si les funcionará. Nuestra primera duda y más simple al respecto es qué día de junio se programará su desfile, en un mes plagado de eventos de Resort 2019 y desfiles masculinos de Primavera 2019 (por no mencionar las escapadas de verano…). Entonces, ¿qué fecha le queda a Wang? Nuestra mejor apuesta es que lo celebrará nada más empezar el mes –pero tendréis que seguir consultando nuestra web para descubrirlo–.

Por supuesto, Wang no es el único que está minando el sistema de las Fashion Week. Por ahora, el calendario se ha quedado sin Proenza Schouler y Rodarte, que ya mostraron sus colecciones de Otoño 2018 durante la pasada semana de alta costura; así como Altuzarra y Thom Browne, que se mudarán a la Semana de la Moda de París. Ramon Martin y Ryan Lobo, de Tome, han sido los últimos en unirse a esta huida de Nueva York a Paris, seguramente con la esperanza de ganar más compradores internacionales.

Es cierto que presentar en París da caché, pero ¿qué ocurre con los amantes de Tome de Nueva York? No creemos que muchos viajen a Europa a ver los desfiles, por lo que pierden ambas partes. Surge entonces la cuestión de si dejar Nueva York merece verdaderamente la pena.