El presidente lanzó un programa de gestión general ante políticos, empresarios, sindicalistas y jueces. Repasá las reformas que anunció.

“Reformar es crecer, transformar es lograr resultados. Hay que generar una agenda de reformas permanente que esté en sintonía con este proceso de transformación tan grande en la historia de la humanidad”, dijo el presidente Mauricio Macri en el arranque de su discurso en el Centro Cultural Kirchner.

Asimismo, ante la presencia de legisladores, gobernadores, sindicalistas jueces consideró que “no podemos seguir debatiendo realidades como si viviéramos en otro siglo. Los cambios tecnológicos pueden ser oportunidades para resolver nuestros problemas o amenazas si negamos su existencia”.

 

Posteriormente, dijo que haría hincapié en tres ejes:

1- “Responsabilidad fiscal, inflación e impuestos. No podemos gastar más de lo que recaudamos. Tenemos que seguir bajando la inflación y que nunca más sea un instrumento de la política. Tenemos que reducir la carga tributaria, con una relación cooperativa entre Nación y provincias”.

2- “Favorecer el empleo. Creemos en el trabajo como eje de vida de las personas. Necesitamos más y mejores trabajos. Hay que avanzar hacia reglas que fomenten el empleo privado formal.

3- “República y calidad institucional. Hay que construir un Estado que no esté al servicio de la política, los funcionarios o los gremios, sino al servicio de los argentinos. Esto incluye reformas en la Justicia, en el sistema electoral y empezar un camino de transparencia para prevenir y castigar a la corrupción”.

Más adelante, el presidente agregó: “Tenemos impuestos que ningún país tiene. Impuestos muy altos con una distribución que no es equitativa”. Ante la presencia de gobernadores, pidió un trabajo en conjunto para establecer un sistema de impuestos más simple y equitativo. “El miércoles presentaremos un plan de reforma tributaria”, agregó.

Por otra parte, se refirió a reformas en el sistema jubilatorio. “En la ley de reparación histórica se previó la creación de un consejo para establecer un nuevo programa. Necesitamos que sea integral, sustentable y justo, que busque que todos trabajemos el mismo tiempo. Por eso, en las próximas semanas convocaremos a la comisión prevista en dicha ley para que se pueda elaborar una propuesta. Hasta que entre en vigencia, presentaremos algunas propuestas para la transición”.

“La modernización del Estado es una tarea fundamental. Estamos construyendo un Estado ágil, íntegro y transparente. Queremos instituciones públicas transparentes, en las que la sociedad confíe. Queremos un país donde la corrupción sea intolerable. Hay que erradicar el ‘roba pero hace’. Por eso, hemos impulsado importantes normas, como la Ley de Acceso a la Información Pública. Ahora es el turno de las provincias, que pueden adherir a la ley nacional. Se los recomiendo”, sostuvo Macri, antes de insistir en su pedido hacia los gobernadores.

Asimismo, Macri se refirió a los “ñoquis” que hay en el Estado y a la necesidad de cambiar esta realidad. “La biblioteca del Congreso de la Nación tiene más empleados que cualquier biblioteca del mundo. Tiene 1.700, es un número escandaloso, sobre todo si lo comparamos con la biblioteca del Congreso de Chile, con menos de 150 empleados. Estas estafas se tienen que terminar. Otro caso es el de las legislaturas provinciales. Hay varias provincias donde la cantidad de empleados aumenta a más de 10% por año. Hay legisladores con más de 80 empleados. Hay maneras mucho mejores que trabajar, que armar kioskos para los amigos. En el Ministerio Público Fiscal se contrataron 1.100 personas desde 2016. En el Consejo de la Magistratura hay una desproporción similar”, dijo.

Además, pidió que la Justicia trabaje también durante la tarde y modernice sus procesos. “El expediente electrónico en la Justicia no existe. Aún escriben en español antiguo y cosen los expedientes. Esto nos muestra lo mínimo que tenemos que empezar a cambiar. Cada uno desde su lugar puede contribuir a reducir el gasto público”, continuó.

“Tenemos que trazar una línea de austeridad para lo que viene. Las reformas exigen que cada uno tiene que ceder un poco, empezando por los que tienen más privilegios. Hay cambios que tenemos que hacerlos más rápidos para que los argentinos salgan de la pobreza y la clase media pueda crecer”, remarcó hacia el final del discurso el presidente.