“Volvieron las ganas de ser protagonistas”. Normalmente conservador a la hora de hacer pronósticos, el CEO local de una de las principales marcas de alimentos del mundo no dudó en resumir así la sensación que le transmitió el 53ª Coloquio de Idea que cerró sus puertas en Mar del Plata, con la conferencia del presidente Mauricio Macri.

El mandatario se refirió a la reforma laboral y aseguró que la misma se llevará a cabo “sector por sector”. Asimismo, instó al empresariado argentino a generar más puestos de trabajo. “Podemos salir de este modelo de resignación donde muchas comunidades de la Argentina creían que podían acceder sólo a empleo público. El rol del empresario es fundamental y tiene mucho que aportar al generar empleo privado”, señaló. Y, por último, subrayó: “Al país no lo hacemos ni el presidente, ni un grupito; lo hacemos todos”.

Los números habían anticipado que este no iba a ser un encuentro más del establishment. Alrededor de 1000 asistentes pasaron por los salones, los cafés y las salas de reuniones del hotel Sheraton, lugar tradicional del encuentro. Un mes y medio antes del arranque, la organización tuvo que cerrar la inscripción. Más de un evento social debió ser trasladado a una plaza alternativa por las limitaciones de espacio. El resultado que queda es una sensación de optimismo que trasciende una coyuntura que, con una tasa de inflación de 1,9 por ciento para el mes de septiembre, vuelve a recordar que la Argentina no es un mercado para débiles.

La tradicional encuesta de expectativas que produce la consultora D´Alessio IROL anticipó el jueves las razones de tal optimismo: un 86 por ciento de los 278 ejecutivos socios de Idea encuestados parte de que el próximo año, la economía crezca. En tanto, un 50 por ciento no duda de que aumentará el empleo.

Sin embargo, las jornadas lejos estuvieron de ser complacientes. La comunidad de empresarios y ejecutivos debió afrontar la exigencia que llegó de la mano de la gobernadora María Eugenia Vidal. En el primer día del encuentro, la mandataria provincial no dudó en recordarle a la audiencia: “No hay cambio si no nos ponemos incómodos. El cambio exige que todo el mundo tome un riesgo y que ese riesgo les cueste. Necesitamos que ustedes se animen, como se están animando millones de argentinos a salir de esa zona de comodidad”. Directo, el periodista Jorge Lanata marcó el segundo día con su reclamo: “No entiendo como gente que ganó tanta plata puede ser tan cobarde”.

Más allá de la polémica, el 53º Coloquio de Idea entrará en la historia como uno de los encuentros más movilizantes que organizó esta entidad. Los hitos que marcarán ese amperímetro se centran en las reformas que el Gobierno ventila desde hace semanas y se propone iniciar pasadas las elecciones del 22 de octubre. Pica en punta la reforma laboral que Paolo Rocca y el fundador de MercadoLibre, Marcos Galperín, definieron como indispensable para conectarse al futuro durante el panel “El juego de las superficies”, moderado por José del Rio, secretario de Redacción de La Nación. “El desafío se resume en cómo capacitar a la fuerza laboral para un mundo de robotización que ya está entre nosotros”, indicó el titular de Techint. “Necesitamos mucha más flexibilidad. El hecho de que el trabajador esté hoy obligado a aportar un 2 por ciento de su sueldo al sindicato hace que los intereses de la organización sindical y la empresa no estén alineados, creo que eso es una de las bases del problema de hoy”, agregó Galperín. “Hoy trabajamos con un modelo laboral que está anclado en la última revolución industrial y nuestro siglo es el de la Inteligencia Artificial y de la gestión del conocimiento, entonces, es imposible que el modelo que tenemos genere empleo a la generación que está saliendo hoy de la escuela”, completó. La incógnita es cuánta acción le seguirá a la emoción.