Aunque los Fashion Los Angeles Awards no son los Grammy ni la Gala Met en lo que se refiere a glamour, Kim Kardashian, Hailey Baldwin y Nicki Minaj no se los han querido perder.

Los premios de la moda congregaron a multitud de celebrities, pero hubo solo una estrella: Kim, que desde el robo en París no se prodiga mucho por este tipo de actos.

Al tratarse de la primera alfombra roja que pisaba después de tanta mala suerte -hace solo unos días falleció un sobrino-, la socialité quiso ser el centro de atención como lo es una novia el día de su boda y quizá por eso se decantó por un modelo de estilo nupcial blanco con transparencias de Givenchy, la misma firma en la que confió el día de su boda con Kanye West en 2014.

También en un color muy nupcial se vistió Hailey Baldwin, que se decantó por el nude. Eos sí, su vestido no tenía nada que ver con el que la hermana de su amiga Kendall Jenner; su Fendi era corto, vaporoso y asimétrico y lo coordinó con unas botas over the knee de terciopelo granates para darle un toque más desenfadado.

También fueron de corto Fergie y Nicki Minaj, que han demostrado la admiración mutua que se tienen a través de las redes sociales. Ninguna de las dos llamó la atención por su elegancia, pero fueron fieles a sí mismas: Fergie, con un Dsquared2 en black & white con volumen y Minaj con un mono negro de Versace de lo más sencillo para lo que acostumbra -ya le dio su toque rompedor con unas botas de boxeador con cordones rojos y con tacón-.

De negro y muy elegante fue la modelo Lily Aldridge, que estaba espectacular con un Roberto Cavalli con un escote muy original y transparencias y unas sandalias de Giuseppe Zanotti. También derrocharon sofisticación Kaia Gerber con un vestido marsala palabra de honor y abertura central y su madre, Cindy Crawford con un vestido midi de estilo minimalista en negro y azul marino que combinó con unas sandalias de pulsera.