Una peligrosa nueva moda ha surgido entre los jóvenes estadounidenses, quienes inhalan el Coco Loko. Se trata de una mezcla en polvo a base de cacao que asegura el surgimiento de un estado de euforia, pero sin el peligro del alcohol o drogas ilícitas.

Sin embargo, médicos advierten que son inexistentes los estudios sobre los efectos en la salud de ese tipo de inhalaciones; pero adelantan que podrían bloquear los senos nasales.

Nick Anderson, quien a sus 29 años de edad se ha convertido en el promotor de esta moda, reconoce que no se trata de una idea original, sino de la adopción de una tendencia que hace tiempo existe en Europa.

Al parecer, el antecedente data de una década atrás, cuando el chocolatero belga Dominique Persoone ideó un aparato para inhalar chocolate que fue usado en una fiesta de los Rolling Stones, reporta el sitio especializado FoodDIVE.

La misma fuente aclara que se usaba cocoa y no cacao, como ahora en el Coco Loko, y fue empleado para que los invitados probaran el chocolate con que se preparaba un postre que incluía frambuesa. Anderson afirma que trató de comprobar los efectos de ese tipo de inhalación, y tras hacerlo, se convenció de que “el futuro estaba aquí”, de acuerdo al Washington Post.

Por ello invirtió $10,000 dólares para desarrollar su fórmula de cacao inhalable, a la cual llegó tras una decena de intentos que hizo en dos meses a cargo de la empresa fabricante de suplementos alimenticios Legal Lean, con sede en Orlando, Florida.

La fórmula, sin autorización de la Food and Drug Administration (FDA), incluye cacao, ginkgo biloba, taurina y guaraná, ingredientes comunes en las llamadas “bebidas energizantes”. Es una manera libre de drogas de mantenerse alerta, reza la promoción del producto.

El Coco Loko tiene un efecto de 30 a 60 minutos, y hace sentir al consumidor eufórico pero motivado para hacer sus tareas, afirma Anderson. Por su parte, Andrew Lane, director del Johns Hopkins Sinus Center, advierte que se carece de información sobre los efectos en la salud de este polvo inhalable, pues no se han realizado estudios.