Una de las bandas más emblemáticas del punk rock latinoamericano, está de regreso, para celebrar 30 años de su álbum más exitoso: “¿Y Ahora Qué Pasa, Eh?”, con una única presentación en abril de 2016 en el mítico estadio Luna Park.

La gran banda “Los Violadores”, regresan para celebrar los 30 años de su disco más exitoso “¿Y ahora qué pasa, eh?” (editado en 1985) con la formación original que grabó aquel emblemático álbum: Pil Trafa (voz), Stuka (guitarra), Robert Wojtehk “Polaco” Zelazek (bajo) y Sergio Gramática (batería).

Cabe recordar que “Uno, dos, ultraviolento” (tema incluido en el disco) fue la primera canción en lograr difusión radial masiva y fue uno de los primeros éxitos del punk rock en español de Latinoamérica. La canción fue compuesta por el guitarrista Stuka, incluye en su letra palabras de la llamada jerga Nadsat (en su versión en español), extraídas del film “La Naranja Mecánica”. Mientras que la canción “Comunicado #166” hace referencia a la ‘Guerra de las Malvinas’. Este álbum fue re-editado en CD en 1992 por Radio Trípoli Discos.

Estas son las canciones que integran ese disco: 1.Revolución Inter, 2.Como la primera vez, 3.Somos Latinoamérica, 4.Sin Ataduras, 5.Comunicado #166, 6.Quiero ser yo, quiero ser libre, 7.Uno, dos, ultraviolento, 8.Espera y verás,  9.Nada ni nadie nos puede doblegar.

Los Violadores fueron el primer grupo punk argentino. Comenzaron en 1979 como ‘Los Testículos’, luego cambiaron el nombre por ‘Los Violadores’, y un año más tarde (1981) ingresó Pil al grupo. Comenzaron su carrera como una lucha relacionada con la expresión, los espacios, la bronca contenida y el aburrimiento. Se ganaron un lugar en donde no había nada y mucho menos espacio para ellos.

Sabían que iban a tener problemas con la censura, la policía, los lugares para tocar y más aún, para grabar un disco. Estos contratiempos fueron los motivadores para seguir adelante.

Compusieron y arreglaron una pila de canciones geniales y pegadizas, algo que ninguna otra banda del género logró igualar.

A principios de 1980, Los Violadores se refirieron con “fútbol, asado y vino” a una sociedad tradicionalmente básica, en la que una “Dictadura Militar” había decretado que no estaba permitido pensar de más, y mucho menos en inglés.

En los ‘90, el punk rioplatense dejó de estar enfadado y empezó a divertirse; se volvió pasatista y malhablado, y cambió la militancia contracultural por la cerveza en una esquina de barrio: diferentes formas válidas del aguante. En la contratapa de ‘Bajo otra bandera’ (Pilsen, 1993) podemos ver la ilustración de una chapita de cerveza; en la tapa podía leerse: Alto contenido punkhólico: paradójicamente, Pilsen abría el juego para una nueva generación de músicos punks que sólo pensaba en términos de fútbol, asado y vino.

De ese arte llamado punk, en la actualidad, no queda casi nada. Se lo comieron parcialmente los medios y las disqueras, que convierten en moda todo lo que pueda resultarle peligroso al sistema. Y así, el carácter subversivo del punk fue mutando, aunque siempre conserva, como muy pocas corrientes musicales, un genuino aullido de resistencia.

En 35 años de carrera la banda grabó 11 discos de estudio, dos en vivo, aparecieron en cinco compilaciones (dos discos dobles), y  un tributo. Jello Biafra de ‘Dead Kennedys’ los incluyó en el compilado “Peace & World”. Sus canciones fueron publicadas en: Chile, Uruguay, México, Perú, Costa Rica, Venezuela, España y Finlandia.

Ahora anuncian a finales del 2015, que van a celebrar estos 30 años en una noche única. La cita será el domingo 24 de abril de 2016, a las 19 hs., en el mítico Estadio Luna Park, Avda. Madero 420, Centro, CABA. Entradas a la venta a partir del 1 de diciembre por sistema Ticketportal www.ticketportal.com.ar  o sino llamando al teléfono: 5353.0606.

Dale play! EN EL TG POST.