El francés venció al español Feliciano López por 4-6, 7-6(5) y 6-4 en el ATP 250 que se disputa en el césped alemán. Consiguió su segundo título en la temporada llegando como invitado y sumó el tercer trofeo en la carrera.

Se acerca el próximo torneo de Wimbledon y los certámenes previos sobre césped finalizaron con alguna sorpresa como el triunfo del ascendente jugador francés que a pesar de no ser especialista llegará envalentonado, más aun alzándose habiendo recibido un wild card.

En el set inicial Lucas Pouille, 16° del ranking y cuarto favorito, no se mostró seguro y Feliciano López (33°I le quebró en el tercer game sin darle posibilidad a través de un servicio firme, ganando con autoridad 6-4.

El español continuó con altos porcentajes de primeros saques ganados (86%) en el siguiente parcial y hasta incluso dispuso en cuatro ocasiones break points que no pudo concretar, yendo directamente al tie-break donde el joven de 23 años lo emparejó llevándoselo 7-5.

En el set definitivo el galo lo machacó con sus fuertes saques (29 aces) teniendo al fin la primera y única chance de robarle el servicio a su oponente en el quinto juego al que no desaprovechó, conservando la ventaja y triunfando 6-4 tras dos horas y cinco minutos de partido.

Pouille que había utilizado el wild card, sumó el segundo título de la temporada (Budapest) y el tercero en su carrera (Metz 2016) volviendo a ganar un tenista francés tras 8 años (Jeremy Chardy en 2009) con un récord de 3-2 en finales y siendo el primero en césped.

Además quedó 2-1 ante el español de 35 años que no pudo levantar su sexto certamen con balance negativo de 5-11, en el torneo de Stuttgart 250 en el césped alemán que repartió 630.785 euros en premios.