El francés venció a su compatriota Jo-Wilfried Tsonga por 6-1 y 6-4 en el ATP 500 sobre la carpeta dura de la capital de Austria. Logró su tercer título en la temporada, el cuarto y más importante en su carrera impidiéndole a su rival quedar cerca del Masters.

Se va terminando la temporada en el calendario ATP y varios jugadores se disputan las últimas dos plazas a Londres, dando la sorpresa uno de los tenistas con futuro en Francia que por ahora le puso freno a otro con experiencia en la carrera por ingresar a los 8 mejores tenistas del año.

Lucas Pouille, 25° del ranking, en el set inicial estuvo firme ante Jo-Wilfried Tsonga (15° y octavo preclasificado) pudiendo levantar un break en el tercer juego y en el game siguiente consiguió quebrar, manejando el encuentro a voluntad para ganar 6-1.

Al siguiente parcial, el experimentado jugador de 32 años que llevaba un historial de 2-0 incluido la final en Marsella, no pesó con sus golpes profundos y su oponente creció con los puntos ganados desde el segundo saque (64%) robándole el servicio en el 3-2 y así poder cerrar el duelo más tarde por 6-4 tras una hora y 11 minutos de partido.

Pouille de 25 años logró el tercer título en el año tras Budapest (arcilla) y Stuttgart (césped) y el cuarto en su carrera, siendo este el primer ATP 500 que consigue con récord de 4-2 en finales, además de ser el único en ganar este año en todas las superficies.

Tsonga cayó en la final como el año pasado ante Andy Murray (ganó en 2011 ante Del Potro) sin poder llegar a su quinto certamen en la temporada, además de quedar a 295 puntos de Pablo Carreño Busta para llegar al Masters de Londres (falta el Masters 1000 de París) en el ATP 500 en la carpeta dura de Viena que repartió 2.035.415 euros en premios.