El dirigente cordobés Luis Juez dejó de ser este miércoles el embajador argentino en Ecuador y se sumará al gabinete nacional en una función aún por determinar en el Ministerio de Defensa, que conduce su comprovinciano Oscar Aguad.

En diálogo con Cadena 3, el propio Juez confirmó ambas informaciones y aseguró que ocupará el lugar que el jefe de Estado, Mauricio Macri, le indique.

“(Marcos) Peña me comentó que el Presidente le había dado la orden de concretar un compromiso que habían asumido conmigo, que era traerme a Córdoba después del 22 octubre”, comentó.

“Además, me dijo que había recibido instrucciones de cuidarme, de protegerme, toda vez que la situación en Ecuador podía tornarse más compleja, y me contó que le habían dado orden de traerme al gabinete”, añadió.

En ese marco, detalló: “Me dijeron que este jueves me van a avisar cuál sería el lugar, que sería provisorio hasta diciembre, cuando se desocupan algunos lugares en el gabinete de alguna gente que asumirá responsabilidades en el Parlamento”.

Consultado acerca de si el lugar para él estaría en el Ministerio de Defensa, respondió: “Algo así me dijeron, pero este jueves hablaré con el ministro (Oscar Aguad). Yo soy parte de un equipo y el jefe es Macri. Él dice en qué lugar de la cancha juega cada uno”.

Sobre este punto, se explayó: “Soy amigo de Aguad. Fui jefe de su campaña en las últimas elecciones a gobernador. Yo soy parte de un equipo: donde diga el Presidente que debo estar, voy a estar. Yo no soy un tipo diplomático, pero sí soy disciplinado. El técnico es Macri y jugaré donde me ponga”.

Sobre su salida de la embajada de Ecuador, afirmó: “Siento que mi etapa estaba concluida. Tengo la tranquilidad de que, si alguna expresión mía pudo haber incomodado, yo he pedido todas las disculpas. Pero había una puesta en escena: la verdad es que se dieron por ofendidos, porque querían sacarse a un embajador complicado, molesto e inquieto”.

Cabe recordar que el Gobierno ecuatoriano había solicitado a su par argentino que reemplacen a Luis Juez tras sus dichos en contra la población de ese país.

La molestia de Quito se originó tras el exabrupto de Juez en el búnker de Cambiemos en Córdoba, durante la noche de las elecciones legislativas, cuando sostuvo: “Llegué hace media hora (de fiscalizar en las elecciones). Me pegué una ducha, me puse un saco y una camisa, porque no quería estar con la ropa de esta mañana, porque van a decir: ‘Este mugriento se ve que agarró hábitos ecuatorianos'”.