En más de 50 países de todo el mundo se conmemoró el #8M con un paro de mujeres y movilizaciones con consignas que pedían el fin de la violencia de género y la reivindicación de los derechos femeninos.

Sin embargo, hasta ahora el único país donde la marcha terminó con violencia fue Argentina, porque una vez terminada la jornada, grupos aislados encendieron fuego en las afueras de la Catedral Metropolitana ubicada en Plaza de Mayo, rayaron el edificio y lanzaron bombas incendiarias.

“Macri basura, vos sos la Dictadura”, corearon las manifestantes, con los rostros tapados. Las mujeres también se abalanzaron sobre la cronista Marina Abiuso, quien cubrió la marcha para TN, y le impidieron continuar con el relato del episodio. También atacaron un móvil de la señal América TV.

Además, un joven, con una bandera del Vaticano en sus manos, que se interpuso entre el vallado que recubre la Catedral y las manifestantes, fue fuertemente golpeado.