Como uno de los impulsores de la ley aprobada recientemente, Matías Bagnato remarcó que la nueva reglamentación “es el primer paso” para terminar con “la puerta giratoria” y aclaró que no se trata de “mano dura”.

A dos semanas de aprobarse la ley que limita las excarcelaciones o salidas anticipadas a condenados por violaciones, muertes por torturas, robos a mano armada, trata de personas, o narcotráfico, Matías Bagnato aseguró que a partir de ahora “los que cometan delitos graves tendrán que cumplir con la totalidad de la condena”.

Con la nueva norma, el Congreso dio una nueva herramienta para evitar que puedan tener un sistema de salidas de la cárcel los delincuentes que hayan cometido delitos graves, como sucedió con el asesino de la joven entrerriana Micaela García, y otros casos de femicidio, trata, narcotráfico, torturas y robos a mano armada.

En dialogo con Tango Diario, el sobreviviente de “la Masacre de Flores” contó sus expectativas sobre la reforma aprobada por la Cámara de Diputados de la Nación. “Es un gran avance no depender de jueces que no creen en la pena, como Rossi”, afirmó Bagnato, en referencia al caso de Micaela García.

El femicidio de la joven entrerriana, asesinada en abril por Sebastián Wagner, un condenado a nueve años de prisión por dos casos de abuso sexual y beneficiado por Carlos Rossi con salidas transitorias, volvió a poner en agenda el proyecto de modificación de la ejecución de la pena privativa de la libertad.

“La mayoría de los casos de homicidios eran de gente beneficiada por salidas transitorias o excarcelaciones”, explicó el hombre que 1994, cuando tenía 16 años escapó de ser asesinado por Fructuoso Álvarez González, un español radicado en Argentina qué mató al resto de su familia y que fue liberado antes de cumplir su condena de apenas 25 años.

Junto a otros familiares de víctimas, fue uno de los principales impulsores de la reforma que considera “el primer paso” para combatir la inseguridad y terminar con la “puerta giratoria”, mientras otros interpretaron la iniciativa como un principio de “mano dura”.

“No pedimos pena de muerte, exigimos que se cumpla la condena dictada en un juicio público con garantías”, explicó Bagnato. “Al asesino de mi familia, por matar a cinco personas sólo le dieron 25 años y salió a los 10. Eso ya no puede pasar”, especificó.

“Así se evitarán muchos casos como el de Micaela García y tantos otros”, ratificó al poner como ejemplo el último caso que conmocionó a la opinión pública, aunque lamentablemente no fue el único.