Varias bolsas plásticas repletas de granos (comúnmente llamadas silos bolsa) fueron destruidas en un campo cercano a General Pico, La Pampa, pero no hubo sustracción de la cosecha, lo que llama la atención y preocupa a la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

La entidad sospecha de que se pueda tratar de un mensaje para quienes guardan la cosecha y que el Gobierno los denuncia como especuladores.

El hecho ocurrió entre la noche del domingo y la madrugada del lunes pasado en un campo que el productor Tomás López alquila en la localidad de Speluzzi, departamento de Maraco, 15 kilómetros al norte de General Pico. Allí el agricultor se encontró con seis bolsas plásticas de maíz y dos de soja, con 180 toneladas de granos cada una, abiertas de punta a punta (miden unos 60 metros) y con la mercadería desparramada por el suelo, pero sin faltantes.