Los catalanes con la ronda tradicional tras salir campeón por 25° vez en su hisotria

Los catalanes derrotaron 4-2 al Deportivo La Coruña como visitantes por la 35° fecha de la liga española. El argentino fue la figura en su equipo que consiguió el 25° torneo de su historia habiendo ganado 7 de las últimas 10 certámenes en juego.

Quizás la única mancha y la más importante del Barcelona ha sido la dura eliminación en Champions que le impidió llegar a la triple corona, pero cerrar la temporada con dos títulos sumando otra liga que lo expone como el más ganador en casi dos décadas en su país.

La visita no demoró demasiado en imponerse en el campo de juego y enseguida logró quebrar una defensa débil. El ex Borussia Dortmund Ousmane Dembélé entregó hacia el brasileño Philippe Coutinho que de primera metió un golazo cruzando el tiro a los 6 minutos.

El elenco de Ernesto Valverde bajó un poco la intensidad pero cada vez que atacó fue peligroso, consiguiendo sacar más diferencias. Luis Suárez con la cara externa el botín cambió de lado para la entrada de Lionel Messi que sin dejarla picar aumentó el 2-0.

Sin embargo dos minutos más tarde, a los 40, la escuadra local pudo anotar el descuento que le dio esperanza. El delantero Borja Valle encaró por la banda, levantó la cabeza y se la entregó a Luca Pérez que no falló superando a André Ter Stegen.

Con la necesidad del triunfo en busca de no descender, el equipo del holandés Clarence Seedorf cambió la actitud y en la segunda parte pudo encontrar la paridad. Nuevamente Valle desequilibró y abrió hacia la banda para Celso Borges que de primera la tocó al medio y el turco Emre Colak colocó el 2-2 parcial.

Los gallegos que metieron en cancha al argentino Federico Cartabia, parecieron mejor parados, pero en una contra su rival le echó encima su poderío. Messi giró y se la tocó al uruguayo Suárez que se la devolvió dentro del área donde el capitán anotó de derecha el 3-2.

Con más espacios de lo habitual y el ingreso de Andrés Iniesta, los catalanes fueron por más y gestaron otro golazo. El ex Liverpool Suárez nuevamente bancó el balón y tocó para el rosarino Messi que venció al arquero Rubén Martínez y el 4-2 final (32 goles máximo anotador).

Barcelona quedó con 86 puntos y se consagró campeón a falta de tres jornadas (un partido pendiente) sacándole once al Atlético de Madrid, logrando la 25° liga en su historia (a ocho de Real Madrid), habiendo ganado siete de los últimos diez y llegando a 31 títulos tanto Messi como Iniesta que además lograron el récord de nueve ligas cada uno contiunando con el invicto en el torneo.