La selección sub 20 Argentina logró el pasaje al mundial de Corea tras recibir una ayuda de su par colombiano. Los de Ubeda derrotaron 2-0 a Venezuela, mientras que los cafeteros le sacaron un empate a Brasil que fue festejado con lágrimas por los chicos argentinos.

Luego de dos semanas muy difíciles para el plantel argentino sub 20, el objetivo de clasificar al mundial de la categoría se cumplió con lo justo: si bien no fue por mérito totalmente propio, sino por una ayuda extra por parte de Colombia, el equipo dirigido por Úbeda se quedó con el pasaje a Corea.

Para no depender de ningún resultado, la albiceleste debía vencer 5-0 a Venezuela, que ya estaba clasificado. Sin embargo, el goleo se quedó corto: apenas un 2-0 para los chicos argentinos, a través de una de sus figuras, Lautaro Martínez. El juvenil de Racing quedó como goleador con 5 tantos.

Así, Argentina dependía de que Brasil no le ganara a Colombia. Un empate o victoria cafetera dejaba a los de Úbeda con el boleto en mano. Y así fue, el tibio rendimiento de los cariocas terminó por darle el tan ansiado cuarto lugar a Argentina.

Un Sudamericano mal jugado por parte de los nuestros. Los jugadores apenas tuvieron cuatro semanas para entrenar y conocerse. Desde la AFA, se desperdiciaron meses claves para preparar un equipo y un cuerpo técnico de buen nivel.

 El fútbol argentino sigue pagando caro la poca voluntad de trabajar de sus dirigentes, y el afán por cerrar contratos y quedarse con una porción grande de la torta. El objetivo se cumplió, pero que el árbol no tape al bosque. Bien por los pibes.