El ginecólogo Fernando Neuspiller desmintió varios mitos “no demostrados por ningún estudio” sobre las pastillas anticonceptivas y aseguró que las nuevas píldoras tienen “mucha menos carga hormonal que las que se usaban años atrás”.

Primer mito: los anticonceptivos causan infertilidad

“Eso es una creencia, ya que ningún estudio demostró nunca esa relación. Lo que sucede es que las pastillas pueden enmascarar otros problemas que pasan inadvertidos cuando se usan, ya que en muchas mujeres ayudan a regularizar el ciclo menstrual y eso da la impresión de que no existe ninguna patología”, señaló Neuspiller.

El también director de la clínica IVI Buenos Aires apuntó que por lo general las mujeres comienzan a tomar anticonceptivos (ACO) cuando son jóvenes y no están planeando una familia, pero “lo que no contemplan es que a medida que aumenta la edad disminuye la reserva ovárica y la calidad genética de sus óvulos”.

“Por eso al momento de comenzar a buscar un embarazo y dejar de tomar las pastillas se podrá detectar alguna patología que la paciente tuviera desde antes o simplemente encontrarnos con que su fertilidad disminuyó de forma natural”, explicó el ginecólogo, quien enfatizó que “la incidencia de la edad en la fertilidad de la mujer es tan importante que se considera una de las principales causas de infertilidad”.

Segundo mito: cualquier pastilla anticonceptiva sirve para cualquier mujer

“Eso es completamente falso. Existen distintos tipos de ACO que se indican de acuerdo al efecto que se quiera generar, ya que algunas pastillas sirven para mantener niveles determinados de progesterona y estrógeno en la mujer durante cada mes, en otros casos se busca cambiar la cantidad de progesterona para disminuir sus efectos secundarios y en otros se pueden indicar pastillas de ciclo extendido, que son eficaces para aquellas mujeres que experimentan ciclos menstruales dolorosos”, detalló.

Tercer mito: los anticonceptivos engordan

“Los anticonceptivos que se utilizan en la actualidad no engordan ni favorecen la ansiedad que te hace comer más. Antes se usaban pastillas anticonceptivas con otra carga hormonal que hacían que la mujer retenga más líquido y pudiese aumentar de peso, pero de todos modos siempre nos referimos a un aumento por retención de líquidos”, aclaró Neuspiller.

Cuarto mito: fumar perjudica el funcionamiento de las pastillas anticonceptivas

Se debe dejar de fumar por las consecuencias que trae el cigarrillo en sí mismo, no porque esté relacionado con la administración de ACO.

Quinto mito: hay que descansar cada determinada porción del año de las pastillas anticonceptivas

“Antes, cuando las dosis anticonceptivas eran muy altas, cada tanto se recomendaba un descanso para que el cuerpo de la mujer se ‘limpie’ de las hormonas, pero ahora que las pastillas son de baja dosis se pueden tomar de corrido siempre que la mujer quiera cuidarse”, remarcó.

Sexto mito: los anticonceptivos producen várices o algunos problemas circulatorios

“Los anticonceptivos basados en estrógeno no producen várices, pero sí estimulan a las mujeres que ya tienen una predisposición o venas visibles con anterioridad. En esos casos se pueden recomendar otras pastillas para evitar el problema, por lo que es importante recurrir a un ginecólogo antes de empezar a cuidarse con este método y comentarle los antecedentes familiares para tomar la mejor decisión”, consideró.

Séptimo mito: las pastillas anticonceptivas no ayudan a regularizar el ciclo de la mujer

 “Ayudan a regularizar el ciclo de la mujer. Además, en aquellas pacientes que sufren de endometriosis contribuyen a reducir los dolores al disminuir la cantidad de ciclos”, completó el especialista.