El actor, psicólogo y dramaturgo tenía 81 años.

El Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo “Tato” Pavlovsky, falleció el domingo pasado, a sus ochentaiún años, de un paro cardíaco.

Reconocido en Argentina y América Latina por su trabajo con el psicodrama, Pavolsky fue velado ayer lunes.  Además de tener quince libros publicados de su autoría, tenía una gran carrera dramatúrgica. Con obras conocidas como: La mueca”, “Telarañas”, “El señor Galíndez”, “La espera trágica”,”Potestad”, “El cardenal”, “Rojos globos rojos”, entre otras.

Desde que se dio a conocer la noticia, ha circulado por redes sociales un breve poema del autor. A continuación:

No se puede jugar a medias
Si se juega, se juega a fondo
para jugar hay que apasionarse
para apasionarse hay que salir del mundo de lo concreto
salir del mundo de lo concreto es incursionar en el mundo de la locura
del mundo de la locura hay que aprender a entrar y salir
sin meterse en la locura no hay creatividad
sin creatividad uno se burocratiza
se torna hombre concreto
repite palabras de otro.

Eduardo Pavlovsky.