La liga más importante de fútbol americano continúa su recorrido en estas primeras semanas, donde Philadelphia perdió su invicto ante San Francisco, quedando sólo dos franquicias sin derrotas, aunque con un partido menos. Por su parte Kansas City vapuleó a New England y NY Gigants hizo lo propio ante Washington.

En la cuarta semana de la NFL se vieron ausencias de algunos de los más destacados equipos de la liga, entre ellos Seattle y Denver, últimos finalistas. A pesar de ello, algunas sorpresas llenaron de sabor el fin de semana del deporte más popular de Norteamérica.

Primero que nada, cabe repasar al único de los tres invictos que se hizo presente esta semana. Philadelphia Eagles viajó a San Francisco en una dura parada ante los 49ers de dicha ciudad. Allí, los locales se impusieron 26-21 tras dar vuelta el marcador en la segunda mitad, con una destacada actuación tanto de Gore como de su QB Kaepernick. De esta manera, los Eagles pierden su invicto y quedan 3-1 en la temporada. Ahora, sólo quedan dos invictos, Arizona y Cincinnati, que no jugaron esta fecha.

Por otra parte, Los Gigants de New York lograron una importantísima victoria en cancha de Washington. Con una gran actuación de Eli Manning (foto), vencieron 45-14 a los Redskins.

Además, esta semana se llevó a cabo el tradicional partido de la NFL International Series, donde dos equipos norteamericanos van a jugar a Londres, en el mítico Wembley. Allí se enfrentaron Miami y Oakland, venciendo los Delfines por 38-14. Oakland, junto a Jacksonville, son los únicos equipos que perdieron los cuatro partidos. Es que Tampa Bay sorprendió el domingo a Pittsburg y le ganó 27-24 en uno de los partidos más emocionantes de la semana. Así, los Buccaners lograron su primer triunfo.

Finalmente quedan por destacar dos partidos. Uno de ellos es el que jugaron ayer por la noche New England Patriots y Kansas City Chiefs. Allí, los fans de los Chiefs rompieron el record Guines de decibelios de una hinchada. Pero lo más importante es que vapulearon a los Patriots por 41-14. La ofensiva visitante, comandada por Brady, no pudo en ningún momento vulnerar a la defensiva local. Durísimo golpe para New England que deberán mejorar su juego si es que quieren aspirar a la postemporada.

El último duelo a destacar es el que protagonizaron el domingo Dallas y Nueva Orleans, en territorio de los Vaqueros. Allí, los locales lograron una gran victoria ante los Saints, que tuvieron un comienzo de temporada muy malo. 1-3 para los de Dew Brees, que recién en el último cuarto pudo meter dos pases de touchdown, después de sufrir una intercepción. Por el lado de Dallas, ya en el primer tiempo liquidaron el juego tras irse al descanso con un 24-0 a favor. Finalmente 38-17 sería el resultado final para unos vaqueros que también sorprenden en el inicio de la temporada, ya que con un 3-1 comienzan a aspirar a la postemporada.