Entre la autocrítica y la introspección, se movió Nole Djokovic en conferencia de prensa, después de la dura derrota ante Dominic Thiem en cuartos de final de Roland Garros, con parciales de 7-6 (5), 6-3 y 6-0.

El serbio se mostró disconforme con su juego, con su momento en el circuito, y no descartó incluso tomarse un descanso de la competencia, aunque los acuerdos comerciales entorpecen esa posibilidad.

“La verdad que muchas cosas pasan por mi cabeza en este momento. He atravesado cambios importantes en estos meses. Vamos a ver. El tema es que tengo responsabilidades que cumplir. Debo pensar qué es lo mejor”, graficó Djokovic en París.

“No estoy ni cerca de mi mejor nivel, pero las ganas no las perdí -contempló-. Amo este deporte y sigo motivado. Quiero hacer las cosas bien”.

“Ganar Roland Garros el año pasado me trajo un montón de emociones. Fue una satisfacción enorme. Pero ya para después del US Open me sentí vacío y en una situación en la que nunca antes me había encontrado”, amplió el serbio.

Y opuso: “No es fácil salir de ese lugar y seguir adelante, pero estoy tratando de mejorar y de recuperar mi nivel. Soy conciente de lo que logré y quiero volver a hacerlo, pero sé que hay otros jugadores que también son capaces de hacerlo. El mundo no gira alrededor mío”.

“Supongo que es algo que debo transitar. Aprender y reencontrar el camino para volver más fuerte. Le ha pasado a los mejores”.

Del partido en sí, Djokovic curiosamente consideró que “todo quedó bastante decidido en el primer set”: “Luego él guió el segundo con un rápido quiebre y en el tercero a mí no me salió nada y a él, todo. Claramente Dominic fue el mejor jugador en cancha”.