El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, presentó  el nuevo Centro de Monitoreo y Control del Juego de la Lotería de la Ciudad, que será el más moderno del país y cumplirá con los más altos estándares tecnológicos internacionales.

“Estamos dando un paso histórico en esto de poder trabajar en equipo con el Gobierno nacional, lo cual es parte de la nueva Argentina en la que estamos viviendo. El diálogo y el trabajo en equipo permiten concretar un paso más en la autonomía de la Ciudad, que es como tienen todas las provincias en la Argentina que controlan el funcionamiento del juego en sus distritos”, afirmó el Jefe de Gobierno.

Acompañado por el titular de Lotería Nacional, Tomás Elizalde, y por el presidente del Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad, Martín García Santillán, Rodríguez Larreta recordó que el traspaso del juego era “uno de los compromisos de campaña”, tanto del presidente de la Nación, Mauricio Macri, como suyo, y subrayó que lo están cumpliendo.

Además, valoró la importancia del nuevo Centro de Monitoreo para “mantener la bandera, la premisa de la transparencia”, y reiteró su compromiso de no aumentar la oferta del juego en la Ciudad.

“Ya tomé el compromiso muy claro y público apenas asumí de que no íbamos de ninguna manera a extender el juego de la Ciudad y de que íbamos a concretar el traspaso. Ambos compromisos están siendo cumplidos. Ahora tenemos el desafío de garantizar total transparencia en el funcionamiento del sistema. Con la tecnología que ya existía y con la que estamos incorporando, podemos garantizarlo”, aseveró.

Desde el próximo sábado 1° de julio, la Ciudad tendrá plena competencia en materia de regulación y control de los juegos de azar, como así también el derecho a percibir lo producido en su jurisdicción. De esta forma, asumirá el control y la fiscalización del Casino Flotante de Puerto Madero y el Hipódromo de Palermo, junto al traspaso de las 1.270 agencias que existen actualmente.

En ese marco, Elizalde recordó que la Ciudad “era la única jurisdicción a la que todavía no se había traspasado” el control del juego, y dijo que “era algo que la Nación debía hacer”.

“Cuando asumimos en Lotería Nacional, lo primero que pensamos era que debía ser un organismo en el que la gestión fuera totalmente trasparente y orientada a la acción. Nos metimos en ese tema y trabajamos conscientemente en éso”, añadió.