Los últimos finalistas del Australian Open tendrán revancha mañana por los octavos  de final del primer Masters 1000 de la temporada, en un cuadro lleno de bajas.

Será el enfrentamiento número 36, con 23 festejos del mallorquín aunque desde 2014 que no gana, con consecutivas derrotas en la final de Basilea 2015 y también la reciente definición en Melbourne. Tendrá la posibilidad de empatar aunque sea los antecedentes en cemento el número 10 del mundo porque corre 8-9.

Cada vez que se encontraron en este torneo, el vencedor luego fue campeón, aunque solo dos hechos confirman la regla: en la semifinal de 2012 prevaleció el suizo, mientras que al año siguiente fue Nadal quien alzó los brazos.

Rafa viene de llegar a la final del ATP 500 de Acapulco, mientras que Federer probó en Dubái donde solo logró ganar un partido en su segundo torneo de la temporada, donde se está recuperando de seis meses de inactividad. Ambos llevan jugados cuatro partidos frente a Top Ten esta temporada, con solo una derrota para el sexto del ranking mientras que se mantiene invicto el suizo.

Esta tarde Nadal venció a Fernando Verdasco (29°) solo con dos quiebres aprovechando las siete dobles faltas de su compatriota, mientras que Roger alcanzó a eliminar a Steve Johnson (27°) sin breaks por 7-6(3) y 7-6(4).

Nishikori (5°) vs. Young (60°), Monfils (11°) vs. Thiem (9°), Carreño Busta (23°) vs. Lajovic (106°), Cuevas (30°) vs. Goffin (12°), Wawrinka (3°) vs. Nishioka (70°), Jaziri (53°) vs. Sock (18°) completan el cuadro de mañana, además de Kyrgios (16°) vs. Djokovic (2°) o Del Potro (35°), cuyo ganado luego irá ante Federer o Nadal.