Según una investigación dada a conocer en la revista especializada “Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias”, un medicamento que retarda el desarrollo tumoral también conseguiría advertir la infertilidad originada por la quimioterapia estándar.

Según reseñó el portal EFE, la investigación, regida y orientada por el Centro Médico NYU Langone de la ciudad de Nueva York y efectuada en ratones, encontró que el fármaco everolimus resguarda los ovarios de la ciclofosfamida, un tipo de quimioterapia empleada de forma tradicional contra el cáncer de mama pero que extingue el abastecimiento de óvulos necesarios para conseguir el embarazo. En este sentido, las pacientes, contenidas las niñas, se deben enfrentar a deliberaciones devastadoras cuando intentan nivelar el tratamiento contra el carcinoma con su capacidad de engendrar hijos en el futuro. Resulta necesario crear más alternativas.

Los ratones hembra que recibieron la aplicación del fármaco everolimus, al mismo tiempo que la quimioterapia, tuvieron más del doble de partos que los tratados únicamente con la quimioterapia. Conjuntamente, los animales tratados con ciclofosfamida sólo apreciaron una reducción del sesenta y cuatro por ciento en su cifra de folículos fundamentales, básicos en la fisiología reproductiva femenina, en cotejo con los otros ratones.

Por otro lado, un innovador sistema láser empleado para tratar los tumores en el cerebro puede “dar apertura a una ventana estacional” en la barrera preservadora de este órgano y consentir que ingresen en él los tratamientos de quimioterapia contra una clasificación de cáncer, según un estudio divulgado recientemente por la revista Plos One.

El especialista y catedrático de neurocirugía, perteneciente a la Universidad de Washington, Eric Leuthard, uno de los actores del estudio, manifestó que se encuentran “muy animados”, pero además son “muy sensatos” porque precisan valorar a más usuarios de los tratados hasta el momento antes de conseguir “desplegar conclusiones firmes”.

El cerebro de los seres humanos cuenta con un asombroso sistema de defensa capacitado para filtrar las bacterias y los compendios químicos, pero en el caso particular de los pacientes que soportan un tumor, dicha defensa asedia la mayor parte de los fármacos a base de quimioterapia.