La legisladora porteña Graciela Ocaña presentó una denuncia ante la Justicia para que se investigue si la empresa brasileña Odebrecht usó parte de un crédito que la ANSES le dio durante el gobierno de Cristina Kirchner para pagar coimas. Se trata de un préstamo de $ 590 millones otorgado durante la gestión de Diego Bossio, del que la compañía -que integraba el consorcio a cargo del soterramiento del Sarmiento- habría usado una parte para pagar US$ 20 millones en sobornos a funcionarios K.

En su presentación ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, Ocaña pidió que se analicen los mails interceptados de una computadora del exgerente de la empresa brasileña en Argentina, Mauricio Couri Ribeiro. De acuerdo al escrito que presentó la legisladora, en esos mensajes se haría referencia a este monto de coimas, sobre un total de US$ 35 millones que habría pagado Odebrecht para asegurarse contratos de obra pública en nuestro país.

El juez espera que Brasil, Estados Unidos, Uruguay y Curazao le contesten exhortos con datos de pagos de coimas de la constructora. Una de las conexiones con la trama de corrupción es a través de la constructora Contreras Hermanos, cuya cuenta manejaría el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime, de acuerdo a Clarín.

En los mails se habla además de reuniones vinculadas con la obra del soterramiento del ferrocarril Sarmiento y se menciona a importantes funcionarios de ese momento como el exsecretario de Obras Públicas José López, actualmente en prisión, detenido por tratar de esconder bolsos con casi US$ 9 millones en un convento en General Rodríguez.

Otro correo electrónico, denominado “Reunión Sarmiento 29/04/10”, contiene una minuta con fecha de ese mismo día que indica que “se firmó un decreto por parte del Ministro”. Ese mismo día se firmó el decreto presidencial 600/2010, que adicionó al contrato del Sarmiento “la facultad de realizar adecuaciones del contrato en manos de la secretaría Transporte, en ese momento ya ocupado por Juan Pablo Schiavi”, indica el escrito.