El interbloque de Diputados de Cambiemos buscará avanzar hoy en la comisión de Asuntos Constitucionales con la firma de un dictamen en favor de la expulsión de Julio de Vido de la Cámara, pese a que aún no tiene los votos necesarios para separar del cuerpo al ex ministro kirchnerista, ya que se requiere el respaldo de los dos tercios de los legisladores presentes en la sesión.

La comisión de Asuntos Constitucionales, que conduce el macrista Pablo Tonelli, fue convocada para el mediodía de este martes para recibir el descargo del ex funcionario K, aunque se duda de su presencia, y firmar el dictamen que se debatirá el miércoles en la sesión especial que solicitará el oficialismo.

Hasta la tarde del lunes, la coalición gobernante junto al Frente Renovador -liderado por Sergio Massa- el bloque Justicialista, y otros bancadas menores alcanza unos 150 votos, lejos de los 172 que necesitará si hubiera asistencia perfecta en la sesión especial que se convocará para este miércoles.

La única alternativa del oficialismo de revertir ese resultado sería que haya más de 30 ausencias, para así reducir la cantidad de votos a favor que deba juntar en la misión de lograr la expulsión del ex ministro de Cristina Kirchner, algo considerado hoy prácticamente improbable.

El oficialismo quiere dar la pelea, aunque pierda la votación, en la creencia de que al menos podrá demostrar quiénes respaldan a De Vido y quiénes están en la vereda de enfrente en la lucha contra la corrupción que proclama el gobierno.

El propio presidente del interbloque, Mario Negri reconoció que no tiene los votos para echar al ex ministro, quien afronta decenas de denuncias y está procesado en cinco causas por defraudación contra la administración pública.

En ese sentido, el diputado radical dijo que “si están los 257 diputados sentados, no alcanzan. Hacen falta 172 que voten afirmativamente” y dijo que cuando impulsaron la expulsión de De Vido sabían que “no contaban con los votos necesarios”.