La medida, propuesta por el concejal rosarino Carlos Cossia, consistiría en “colocar granos del tamaño de maíz junto a un anticonceptivo para aves” en diferentes lugares de la ciudad. De ser efectivo, reduciría visiblemente la superpoblación de palomas en la ciudad.

Un proyecto que  lleva la firma del concejal radical Jorge Boasso, fue presentada como producto de la gran cantidad de aves que revolotean y anidan en plazas y edificios públicos de la ciudad Rosario.  La medida aconsejaría administrar anticonceptivos a palomas en diferentes puntos de la ciudad para controlar esa gran cantidad de colonias.

El concejal explicó que la medida consiste en “colocar granos del tamaño de maíz junto a un anticonceptivo para aves, denominado nicarbazina”. “De esta manera, las palomas tendrían una copulación normal pero sus huevos serían infértiles”, remarcó.

La medida también sugiere que administrándolo en esta época del año, que es el período en el cual empiezan a anidar, se lograría evitar la superpoblación de palomas.

El propulsor del proyecto aseguró que  la misma iniciativa fue implementada en España en donde se logró,  en un lapso de tres a cinco años, controlar la cantidad de palomas y liberar así los espacios que ya tenían una población de aves adecuada.