El juez federal Andrés Fraga desvinculó al presidente Mauricio Macri de las firmas offshore Fleg Trading y Kagemusha, involucradas en la causa de los Panama Papers, al considerar que el mandatario “no fue socio ni accionista” y que “no percibió dividendos ni ningún tipo de utilidades ni ganancias” provenientes de esas empresas fantasmas.

Fraga señaló en el fallo judicial, revelado por el diario porteño La Nación, que el presidente “sólo aceptó el cargo de director para el que fue designado por Francisco Macri, al solo y único efecto de designar un reemplazante y renunciar”.

Por ende, el padre del mandatario, el empresario Franco Macri, será el investigado por los movimientos financieros y operativos de las sociedades offshore creadas en Bahamas y Panamá.

Se trata de la segunda resolución judicial favorable al presidente Macri respecto al escándalo de los Panama Papers, que salió a la luz el año pasado e involucró a cientos de políticos y empresarios en todo el mundo, dado que hace dos meses la Sala II de la Cámara Federal había confirmado el fallo en primera instancia del juez Sebastián Casanello y, en ese momento, consideró que no existió lavado de dinero, dando por cerrada la causa.

El jefe del Estado, que estuvo representando en el expediente caratulado Macri versus Macri por Fabián Rodríguez Simón y Felipe Llerena -Jorge Anzorreguy asumió la defensa de Franco Macri-, se enteró hace instantes y tomó la decisión de la Justicia con “moderado” entusiasmo.

Fleg Trading fue creada en Bahamas en marzo de 1998 con acciones al portador y un capital inicial de 5000 dólares. Sus primeros directores, según el estatuto constitutivo, fueron Mauricio Macri, su padre Francisco (Franco) Macri y su hermano Mariano. Además, el Registro Público de Panamá consignó que el Presidente es vicepresidente de la firma offshore Kagemusha SA -creada en 1981-, empresa aún vigente, pero inactiva y en proceso de disolución, según reveló este medio como parte de la investigación Panamá Papers.