El Parlamento alemán (Bundestag) aprobó hoy la legalización del matrimonio homosexual en Alemania, un proyecto impulsado por los socialdemócratas que rompe el acuerdo de coalición con las filas conservadoras de la canciller, Angela Merkel.

La iniciativa fue apoyada, a tres meses de las elecciones generales, por 393 diputados y recibió 226 votos en contra y cuatro abstenciones.

Respaldaron el proyecto los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD), de La Izquierda y los Verdes, además de miembros de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera Merkel, que dio libertad para que se votara en conciencia.

La canciller fue una de las primeras en depositar su voto en la urna colocada en el centro del salón de plenos y eligió la tarjeta roja, que hoy representaba el “no” a la legalización del matrimonio homosexual.